Calambres musculares

Calambres musculares

Creado: 31 Julio 2015
Visto: 851
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Los calambres musculares son espasmos dolorosos que se producen durante o inmediatamente después del ejercicio. El músculo se pone duro y contraído y no es posible relajarlo. Aunque cualquier músculo puede sufrir un espasmo, los calambres musculares suelen afectar generalmente a tres grupos musculares diferentes:

            - parte delantera del muslo (cuádriceps)

            - parte trasera del muslo (isquiotibiales)

            - pantorrilla (gastrocnemio)

Síntomas: El dolor y los espasmos del músculo son los principales síntomas. Esto suele remitir en cuestión de segundos o de minutos. No obstante, en ocasiones puede continuar durante más de 15 minutos. El músculo puede estar sensible durante las 24 horas posteriores al calambre inicial.

Causas: La causa precisa de los calambres todavía se desconoce, pero una teoría sostiene que se producen cuando los músculos se acortan y se utilizan repetidas veces sin estirarlos antes del ejercicio. Otros factores asociados a los calambres musculares son:

            - el esfuerzo excesivo

            - exposición a un clima cálido o frío

            - deshidratación

            - desequilibrio de la sal debido al sudor

            - un nivel bajo de azúcar en sangre

            Se cree que la principal causa de los calambres musculares es el esfuerzo excesivo, bien por hacer ejercicio durante más tiempo del normal o a una intensidad demasiado alta. Ése es el motivo por el que los calambres son corrientes al final de una actividad larga o agotadora, como una maratón, o después de un ejercicio de alta intensidad, como un sprint.

Tratamiento: Si sufre un calambre muscular, aquí tiene algunos consejos para ayudarle a aliviar el dolor.

            - Estire suavemente el músculo al que le ha dado el calambre. Éste es el método más rápido y sencillo de aliviarlo. Estirar el músculo contraído reducirá la presión sobre el músculo. Mantenga siempre el estiramiento hasta que se le haya pasado el calambre muscular.

            - Aplíquese hielo envuelto en un material blando. Esto se puede hacer mientras se realiza el estiramiento, para adormecer la zona y para que aumente la circulación al retirar el hielo.

            - Masajee suavemente el músculo.

            - Reponga los líquidos perdidos bebiendo agua.

Si sufre calambres musculares de forma regular, consulte a su médico o fisioterapeuta.

¿Qué hacer?

            - Intente aumentar la intensidad y la duración de su entrenamiento gradualmente, para darle tiempo al cuerpo a ajustarse al aumento de la actividad.

            - Si hace ejercicio en condiciones de calor o de humedad, tome bebidas deportivas para reponer los electrolitos cuando haya acabado.

             - Después del ejercicio, reponga los hidratos de carbono perdidos comiendo un plátano.

            - Haga estiramientos antes y después del ejercicio, pueden reducir la susceptibilidad de los músculos a los calambres.

¿Qué no hacer?

            - Permitir quedarse deshidratado.

            - Exponer los músculos a cambios rápidos de temperatura. Asegúrese de que lleva la ropa adecuada.