Una prueba de esfuerzo, además de ser un salvoconducto sanitario para la práctica deportivaes una herramienta fundamental para poder establecer unas pautas de entrenamiento que nos hagan mejorar nuestro estado de forma.

Por lo general, perdemos la cabeza por todo tipo de material relacionado con la bicicleta, llevamos máquinas que en muchos casos ni los profesionales y por una minucia, en comparación con esos caprichos, nos haríamos una prueba de esfuerzo y nos podríamos poner en manos de un entrenador que nos debería sacar lo mejor que llevamos dentro. Y...  ¡anda que no hay diferencia, de llevar un entrenamiento planificado a no llevarlo!

Están transformando el mundo de los corredores de fondo. Son los hombres que entrena Alberto Salazar, un excorredor de maratón estadounidense que creó el Proyecto Oregón y ha conseguido plantar cara a los atletas africanos.