Ya estamos entrados en época de gripes y resfriados. Niños y ancianos corren el riesgo más alto, pero lo comparten con los deportistas. Nosotros interpretamos que deporte es igual a salud, y que por hacer ejercicio somos más fuertes e invulnerables, pero en contra de ese mito, los deportistas son una población de riesgo que se ven afectados de la misma forma que los otros grupos de riesgo.

En esta época de frío, humedad e inclemencias meteorológicas, llevar una alimentación adecuada es más importante que nunca para realizar un buen entrenamiento y alcanzar un punto óptimo de forma.

Es precisamente en invierno cuando más se ponen a prueba nuestra fortaleza y nuestras defensas, por lo que debemos prestar especial atención a todo lo relacionado con la nutrición para combatir así catarros, gripes y demás enfermedades.